Espacios de trabajo libres de violencias machistas: el protocolo contra el acoso sexual (parte I)

El paradigma de la desigualdad entre hombres y mujeres se manifiesta en las violencias masclistes

Empleamos este concepto para referirnos a todo el conjunto de experiencias o situaciones causadas por las creencias y diferencias de género, que tienen un efecto negativo en la vida de las personas y que pueden presentarse en múltiples escenarios y formas, desde de agresiones físicas o sexuales, a discriminaciones legislativas y/o formales. Un claro ejemplo sería el cambio de código del vestuario de deportes en función del sexo del jugador: pantalón largo para hombres, y corto y ceñido en mujeres.

Las violencias machistas pueden producirse en cualquier espacio social

Las violencias machistas pueden producirse en cualquier espacio social, y se tenga conocimiento o no, también pasa en nuestras empresas.

A menudo, las víctimas de violencias machistas guardan silencio y no comunican los hechos, en general por dos motivos: el desconocimiento de procedimientos para resolver las situaciones y el sentimiento de culpabilidad y de miedo a las represalias. Es por ello que hay que diseñar sistemas para detectar y resolver las situaciones de violencia machista que puedan estar pasando en la empresa, estableciendo un procedimiento integral para prevenir, actuar y resolver casos de este ámbito.

En este artículo queremos presentar el Protocolo contra el acoso sexual o por razón de sexo.

Protocolo contra el acoso sexual o por razón de sexo

¿Qué empresas deben tener? ¡Todas! Y si es una empresa con pocas personas trabajadoras, debe tener un plan de medidas que puedan resolver un caso de acoso sexual.

El acoso sexual se define como cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico, de naturaleza sexual, que se ejerce con el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de una persona; especialmente si crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo, aunque no se haya producido de manera reiterada ni sistemática.

El acoso por razón de sexo, en cambio, es cualquier comportamiento motivado por el sexo de la persona que tiene la finalidad de atentar contra su dignidad o su integridad física o psíquica o de crearle un entorno intimidatorio, hostil, degradante , humillante, ofensivo o molesto.

¿Qué empresas deben tener un protocolo contra el acoso sexual? ¡Todas!

El protocolo establece el circuito que debería producirse desde la denuncia a la resolución del caso, proveyendo a las personas involucradas de confidencialidad, seguridad y neutralidad en cada fase del proceso.

El protocolo no sólo abarca las situaciones que transcurren durante el horario y espacio de trabajo, sino todas las que se pueden producir con personas relacionadas por el trabajo (compañeros, proveedores, clientela …), independientemente de dónde y de cómo ocurran.

En los próximos artículos explicaremos cómo se debe iniciar el protocolo en contra del acoso a una empresa, que debe incluir y cómo se pone en marcha.

#25N: Contra las violencias machistas en la empresa

En este sentido y en el marco del 25N, la Fundación SORLI organiza una Jornada de Trabajo con el objetivo de dar a conocer los beneficios de implementar el protocolo contra el acoso sexual, ofreciendo experiencias que así lo demuestran.

Jornada protocolo contra el acoso sexualen la empresa

Si quieres inscribirte, el día 1 de diciembre de 9.30h a 11.30h en streaming (gratis), hacemos una Jornada especial con el título «Protocolo contra el acoso sexual: del papel a la práctica».

¿Tienes hecho este protocolo, pero no sabes cómo ponerlo en práctica? En la Fundación SORLI te formamos para que te sea sencillo aplicarlo.

    Quiero...

    También te puede interesar:

    Por |2021-11-14T18:35:13+01:00noviembre 11th, 2021|Acoso sexual, Fundación Sorli, Igualdad de género|0 Comentarios

    Comparteix aquesta història, tria la teva plataforma!

    Go to Top