La prostitución: en ir de putas, España gana por goleada

Escribimos este articulo sabiendo que tocamos un tema muy sensible, y a la vez esencial para completar la fotografía de la desigualdad de género imperante en el país donde vivimos.

En este articulo y en otras publicaciones pondremos sobre la mesa información para poner luz a un sector que ha quedado en la oscuridad… Y sobre el que, a menudo, evitamos hablar o tomar partido.

Los datos revelan una realidad sobre la que al menos deberíamos tener el coraje de informarnos. Uno de los motivos por los que hay que abrir el melón de la prostitución es porque es un paradigma de la cosificación

Empezamos explicando por qué hemos creído necesario hablar de ello en el blog.

Escena: Un empresario, amigo de la directora de la Fundación, la llama porque está interesado en la tarea que hacemos. Presenta sus empresas como «bares, discotecas y clubes de noche», a pesar de que ella ya sabe que algunos de estos locales tienen habitaciones anexas donde los clientes pueden ir a «descansar acompañados por una de las trabajadoras del club». Es decir, que tiene prostíbulos, y por lo tanto él es un proxeneta.

Freepik

Se presenta, pues, un axioma. El código ético de la Fundación es claro: no podrán adherirse organizaciones que trafiquen con armas, drogas o personas, ni que practiquen acciones laborales que vayan en contra de los Derechos Humanos.

La prostitución (definición de la RAE):

  1. 1fAcciónefectode prostituir.
  2. 2fActividada la quese dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero.

La doctora Victoria Sau, psicóloga experta en género, hizo una definición bastante diferente a la de la RAE. A ver qué te parece:

«La prostitución es el contrato más antiguo del patriarcado, que se sustenta sobre la idea de la distribución de las mujeres, y la de su acceso por los hombres». Sigue y anota: «una mujer para cada uno, y unas cuantas para todos».

Quizás te suene extraña esta forma de analizarlo.

Freepik

Últimamente cuando se plantea el debate público, hay voces que hablan con terminología económica que podría confundir: ellas son «trabajadoras sexuales». Ellos son «clientes» o «usuarios». Los prostíbulos son «clubes de noche». Los dueños de los clubes son «empresarios». El producto forma parte de una transacción económica. El producto que se vende es un servicio como cualquier otro. Etc.

También se escuchan afirmaciones como:

«Ellas quieren. Son libres y eligen este trabajo, ¿por qué deberíamos impedirlo?».

«Es un trabajo como cualquier otro».

Y quizás de forma más inconsciente pensemos:

«Los hombres tienen derecho, es sexo a cambio de dinero. ¿Por qué no? Se ha hecho siempre».

¿Qué opinamos en la Fundación SORLI?

Iremos analizando paso a paso este paradigma de la cosificación y la violencia de género.

La prostitución ha sido siempre regulada por normas jurídicas: para prohibirla, para tolerarla o para regular el libre acceso. En España se reguló y se prohibió la prostitución en diferentes momentos históricos.

¿Y ahora? El debate continúa.

Durante el movimiento de liberación sexual de los años 60 y 70, se creía que, teniendo las mujeres más libertad para expresar su deseo y actividad sexual, la prostitución dejaría de tener sentido. El razonamiento era que si «en casa» ya había sexo abierto y las mujeres estaban predispuestas a prácticas sexuales más «entretenidas», a los hombres ya no les haría falta ir a «buscar en la calle».

Una información interesante:

En aquellos países donde hay más igualdad formal y real entre hombres y mujeres es donde más crece el llamado negocio de la prostitución y más evidente es. ¿No parece contradictorio?

En el 2020 ya sabemos que la prostitución no ha desaparecido como se creía hace 50 años; al contrario, es cada vez más extensa y variada. Te encuentras de todo para todos los gustos: niñas, mediana edad o maduras; gordas, delgadas u obesas; de África, América, Asia o Europa; con mucha experiencia o aún vírgenes; de carretera o de burdeles de ciudad; de trabajo unipersonal o en grupo; utilizando instrumentos o no… Y así con un largo etcétera de categorías en los catálogos.

Y un dato demoledor: España es uno de los países líderes en el consumo de prostitución. Como podrás entender, no hay cifras fiables que nos puedan dar un índice definitivo y oficial de la actividad en cada país, pero los organismos internacionales, el gobierno central, el Consejo General del Poder Judicial y las entidades que trabajan en el sector están de acuerdo que España estaría en el tercer lugar del mundo y por delante sólo tendría Tailandia y Costa Rica.

¡Un momento! Si España está en tercer (o cuarto o quinto) lugar del mundo, ¿cuántos clientes de prostitución hay?

¿Y quiénes son?

«Seguro que en mi entorno no hay ninguno. De hecho, no conozco a nadie que haya consumido prostitución», nos decimos todas y todos.

Freepik

“Y es que los datos oficiales hasta la fecha arrojan que el 27,3% de los hombres confesaba en el 2004 haber tenido alguna vez en su vida relaciones sexuales de pago, un porcentaje que subió hasta el 32% en el 2009, año en que la ‘Encuesta Nacional de Salud Reproductiva’ del INE -que el PSOE quiere recuperar- dejó de publicarse.

Respecto al negocio en torno a la prostitución, el INE estima que representa el 3% del PIB y la Fiscalía que “mueve más de cinco millones de euros al día*”. Y es que el coste para un tratante de introducir en España a una mujer es de apenas 2.000 euros, mientras que la víctima puede reportarle a partir de 50.000 euros anuales, sin incluir la posible venta de la mujer explotada a otro tratante, según las investigaciones de Meneses.”

* Supone 4.100 millones de euros anuales.

Fuente:

El Periódico

En el próximo número de Quodlibet seguiremos con este tema y con los perfiles de quienes están en el negocio: usuarios, empresarios y cuerpos de mujer. Y también veremos qué es la prostitución 2.0.

Freepik

“España alberga un enorme prostíbulo donde la demanda de servicios sexuales tiende a normalizarse, la inmensa mayoría de las prostitutas son víctimas de explotación y los consumidores de sexo de pago se hacen cada vez más jóvenes.”

Fuente:

Cadena SER

“José Nieto, jefe del Servicio de Inteligencia y Análisis de Riesgos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras (UCRIF) de la Policía Nacional, subrayó la dificultad de luchar contra un delito «que no se ve». «Se está esclavizando estas personas y hay que hacer que la sociedad vea que las mujeres son víctimas invisibles o transparentes. Es difícil denunciar porque saben dónde están tus hijos, tus padres y tus bienes», ha sentenciado”.

Fuente:

Europa Press

¡Ah, por cierto!

¿Alguna vez te has planteado por qué se utiliza la palabra “puta” tan a menudo en el lenguaje cotidiano?

De puta madre: Significa “perfecto, fantástico”.

Hijo de puta: Es un insulto. Piensa en el trasfondo de lo que quiere decir.

Tu puta madre: Es también un insulto. Piensa en el trasfondo de lo que quiere decir.

En el siguiente número seguiremos dando luz a este tema desde la perspectiva de género.